Saltar al contenido

La llegada del bebé a casa

¿Cómo organizar la llegada del bebé?

Cuando llega el momento tan deseado del nacimiento de nuestro bebé, es uno de los momentos más felices de nuestras vidas pero también de mucha incertidumbre, sobretodo cuando somos primerizas y es una situación nueva y desconocida a la que los padres han de adaptarse.

Hay que tener en cuenta que la llegada de un bebé supone muchos cambios en la vida de la pareja y tendréis que hacer un esfuerzo para adaptaros a estos cambios de forma rápida y sin estrés. Por ello, es interesante asistir a las clases de preparación a la maternidad, la lectura de libros o revistas de puericultura, resolver dudas con la comadrona o ginecólogo/a, etc., porque os ayudará a haceros una mejor idea y de planificación de lo que supondrá la llegada de su bebé.

Consejos prácticos de la llegada de nuestro bebé a casa

Preparación de la llegada del bebé a casa

Por ello, te vamos a dar consejos prácticos para que todo esté a punto cuando llegue tu bebé a casa. Además si  aplicas estas recomendaciones básicas de antemano, te resultará mucho más fácil y menos estresante los primeros días tras el nacimiento de tu bebé y dispondrás de más tiempo y energía para disfrutar de tu bebé. 

  1. Si tienes que preparar la habitación del bebé (pintar, reformas, etc,.) intenta que todo esté listo al menos con 1 mes de antelación a la llegada del bebé a casa, para evitar el agotamiento y el estrés que producen las últimas semanas con los preparativos.
  2. Establecer horarios de visita a familiares y amigos con ganas de conocer al bebé. Esta planificación de horarios aunque te parezca extraño, sin embargo, es una decisión que te ayudará a conciliar mejor el descanso, la recuperación post-parto y las necesidades del bebé (ritmos del sueño, apetito, etc.).
  3. Organizar las tomas del bebé no es fácil al inicio y es un periodo de adaptación importante entre tú y el bebé. Por ello y mientras estés en el hospital resuelve tus dudas con la matrona o enfermeras ya que te ayudará a no estresarte al inicio ante la novedad y cuando llegues a casa, te resultará más fácil. También son importantes las tomas nocturnas ya que ayudará al crecimiento del bebé y a recuperar el peso perdido tras su nacimiento.
  4. Coordinarse con tu pareja es esencial ya que te ayudará a poder tener algunos momentos del día para ti y podrás realizar otras actividades o simplemente descansar.
  5. Solicitar ayuda a familiares como los padres, pueden tener un papel muy importante en este período de adaptación tras el nacimiento del bebé.
  6. Hay que tener paciencia porque no nacemos con un manual debajo del brazo de cómo manejar a un bebé durante sus primeros días del nacimiento y si somos primerizos, esta situación puede ser muy estresante.
  7. El aprendizaje de observar el bebé para entender sus necesidades, es una relación básica entre mamá y bebé. Poco a poco nos dará la capacidad para entender a nuestro bebé con la práctica y la observación que nos dará mayor seguridad en su manejo.
  8. Necesitamos tiempo para acostumbrarnos a los nuevos horarios, rutinas, etc., es normal ya que el bebé depende al 100% de los padres pero poco a poco, todo volverá a la normalidad cuando tengamos cogido la sintonia de horarios con el bebé. Es el período de mayor dificultad de superación y adaptación pero con el tiempo conseguiremos encajar la piezas del puzzle para volver a la normalidad.
  9. Tantos cambios y estrés puede producir la tristeza post-parto y afecta a casi un 80% de las mujeres durante los primeros días o semanas de dar a luz. Se caracteriza por tristeza, irritabilidad, angustia, etc. Está causado por motivos físicos y psicológicos. No requiere tratamiento especializado, pero sí mucha empatía y comprensión por parte de la pareja y del resto de la familia para superarlo con toda normalidad debido a que sufrimos muchos trastornos hormonales durante este período.

En conclusión, armarnos de paciencia y vivir este momento con tranquilidad y sin estrés, facilitará una rápida adaptación a esta nueva etapa. A medida que va creciendo, el bebé va adquiriendo cierta autonomía y su sueño y alimentación comienzan a regularse, lo cual facilitará el día a día y nuestra vuelta a una rutina con normalidad.